¿Cuánto interés para conocer los pecados de la gente? ¿Por qué ese interés? La respuesta es sencilla: Por el poder que te da el saber de todos los trapos sucios del pueblo, desde el Rey hasta el último vasallo; y por eso al Catolicismo no le basta que le confiesen los pecados es preciso identificar a los pecadores.

Volver a la página